actualidad

lentes progresivas mejor toleradas

Lentes progresivas mejor toleradas

A partir de los 40 años, casi todo el mundo tiene vista cansada o presbicia. Esta dificultad para ver de cerca (leer, por ejemplo) se añade a menudo a otros problemas de visión, como la miopía o la hipermetropía, por lo que las personas que los padecen se ven obligadas a llevar dos pares de gafas. Las lentes progresivas solucionan este inconveniente al integrar varias graduaciones en un solo cristal y permitir al usuario una visión correcta tanto de lejos como de cerca en función de la parte del cristal por donde se mira. El problema de estas lentes es la adaptación, una cuestión que depende de la propia lente, del tipo de defecto visual, de la edad y del uso que se le dé a las gafas.

Leer mas...

Unas gafas electrónicas ponen a trabajar al ‘ojo vago’

Unas lentes se incorporan como tratamiento al trastorno visual más habitual en niños, además del tradicional parche o un colirio que rechaza uno de cada cuatro pacientes.

Es el trastorno de la visión más frecuente en niños: lo padece un 4% de los que tienen de cero a nueve años. La ambliopía es la mala visión en un ojo, “vago” o “perezoso”, que no desarrolla su visión normal durante la primera infancia, y no porque el ojo tenga ningún problema estructural: el cerebro es tan perfeccionista que anula las imágenes defectuosas o borrosas que llegan a la retina.

Leer mas...